Testament5

TESTAMENT + EXODUS
24.05.2015, Sala Salamandra, L’Hospitalet de Llobregat
Promotor: Forntline

Ada Colau ha ganado las elecciones, ya era hora que Trias se fuera por donde vino; lo más fuerte es que a Esperancita le han dado por culo y no ha ganado en Madrid y no va a gobernar ¡¿Qué me estás contando!? Y si quieres más, Rita Barberà ha perdido Valencia ¡Qué hostia! Vaya palo para el PP y no veas lo fuerte que han pegado Podemos y Ciudadanos. Joder, ya ni los conciertos de Thrash Metal se libran de la política en día de elecciones pero, como cantaban Corrosion of Conformity en los noventa: “Vote with a bullet!”

Exodus3

Exodus2

Porque Exodus salieron como una bala al escenario, con aires renovados y con la vuelta de Steve “Zetro” Souza. Se lo llevaron de calle desde el arranque con “Black 13”. Sonido atronador y la banda mostrándose muy poderosa. Gary Holt deja un gran vacío en el escenario pero, en lo musical, la banda no nota su ausencia; más bien es algo presencial. No obstante, me pareció bastante cruel presentar a Kragen Lum, su sustituto, con un riff de “Raining blood”. A lo suyo, descargaban temas con convicción y causando estragos en el público con “Piranha” o “Bonded by blood”, en los que se vivieron unos mosh pits salvajes.
Una hora después, el público estaba exhausto, sudando y con ganas de beber. Una sala a reventar y con el murmullo entre la gente de que se habían vendido más entradas de las debidas. Exodus terminaron una descarga electrizante, poderosa y en la que, sin necesitarlo, se reivindicaron nuevamente como una de las grandes formaciones de la historia del Thrash Metal.

Testament2

Testament1

Y llegaba la hora de Testament. Atrás quedaban debates de si la banda solo tocaría temas de sus tres primeros discos como rezaba uno de los carteles primigenios de la gira o si harían un concierto tipo. Apenas el triunvirato “Rise up”, “More tan meets the eye” y “Native blood” perturbó un repertorio centrado en los clásicos de siempre. Creo que es imposible encontrar a día de hoy una banda que, puesto por puesto, tenga más calidad que Testament dentro del Thrash Metal y, seguramente, en el Metal en general. Chuck Billy tiene un carisma y una presencia capaz de llevarse por delante a cualquier audiencia; Steve DiGiorgio es un espectáculo en sí mismo al bajo, espectacular su forma de tocar y de encararse al público; Eric Peterson y, sobre todo, el maestro de las seis cuerdas Alex Skolnick forman una de las duplas más sólidas y consistentes; y Gene Hoglan a la batería… Nada que decir de uno de los mejores baterías del Metal.

Testament4

Y con ese panorama y un público rendido a sus pies, la banda solo tenía que ejecutar temas, uno tras otro. Pero lo hicieron con maestría, no de cualquier manera. Demostraron que son una de las bandas más infravaloradas de la historia del género y que merecerían competir por un puesto del Big Four. Para un servidor,  merece mención especial “First strike is deadly”, uno de mis temas favoritos de la banda y cuyos riffs y solo de guitarra me siguen poniendo los pelos de punta como el primer día. Alex Skolnick consiguió hacerme volar durante unos minutos mientras sus dedos hacían sangrar con pasión a su guitarra.

Testament3

Y las notas hacían que el reloj volara y volara y, sin apenas darnos cuenta, al final llegó el final. Sudaba hasta el techo de la Salamandra pero los rostros de satisfacción eran intachables, no importaban el calor o el cansancio.

Testament salieron por la puerta grande una vez más y lo único que tengo claro es que ellos fueron los auténticos vencedores de la noche electoral.

Texto y fotos: Marc Gutiérrez