Calificación del editor

29 cortes del sonido maduro que arrebatará el alma a quien guste de temas con cadencia marcada y desarrollados, y dejará indiferente a los amantes del primer sonido grunge,

9
VALORACIÓN

soundgarden_livefromtheartistsden

SOUNDGARDEN
‘LIVE FROM THE ARTISTS DEN’
Universal

Era un 7 de junio de 2012. Salíamos del concierto con que Soundgarden había cerrado el escenario principal del Sweden Rock Festival, ganándose una buena serie de detractores entre un público que gusta mayoritariamente del hard rock melódico, cuando me espetaron: Para no ser admiradora de Soundgarden los defiendes a capa y espada. Y esa la verdad, no sé ni cómo esta gente me tiene defendiéndoles una vez tras otra. Así me ha pasado con su última publicación “Live From The Artists Den”. La escuché por curiosidad y la he acabado comprando, sedienta de ponérmela en el reproductor una y otra vez. Además lo recomiendo por activa y por pasiva ¡no tengo remedio!
En principio, con la grabación de este directo la banda sólo quería reflejar el estado de gracia en que se encontraban tras publicar su álbum de vuelta “King Animal”. Recoge el último de la gira de presentación, y fue grabado en febrero de 2013. En final, sólo son dos horas y media de una banda en directo, donde sus miembros se compenetran e intrincan de tal manera que ninguno es más importante pero ninguno es fútil.
Arranca con un más que merecido “Incessant Mace”, tema que sigue sonando a The Doors tanto por su música como por su letra, seguro que te recuerda a aquel verso “Father, I want to kill you…”. Digo “más que merecido” porque es el primer tema que grabó la banda con su formación tal como la conocemos, incluido en aquel lejano “Ultramega OK”, así que tenía que ser la que iniciara el repertorio. Nada es al azar con esta gente. Para rematar la entrada nos entregan “My Wave”, ideal para caldear el ambiente.
Una vez calentitos, sigue una combinación de temas del nuevo trabajo con himnos de la banda, sin darnos cuenta van cayendo “Jesus Christ Pose” o “Spoonman” junto con “Taree” o “By Croocked Steps”, todo con una modernización de los temas y una sonorización estupenda. Te transporta a un sonido muy característico y olvidas que los temas se compusieron con 20 años de diferencia en algunos casos.
Tengo que hacer parada obligatoria en el dúo “Blind Dogs”- “Rowing”. La primera se compuso para una banda sonora en 1995 y no había sido grabada en directo hasta el momento, la segunda es del último trabajo. Juntas te sumergen en una oscuridad total que parece no tener fin y te traga como arenas movedizas. Cuando parece que no vas a poder salir, te despiertan de sopetón con una sección de temas que recuerdan al grunge en estado primario, con composiciones en pañales como “Hunted Down”. Y otro tanto de temas del “King Animal” para darnos un respiro.
Vuelta al pozo con “Fell On Black Days”, como si fuéramos “Alícia en el País de las Maravillas” y hubiéramos tomado el brebaje de encoger. Un tema maldito que te exprime el corazón y que queda más perfeccionado cada vez que lo tocan (tocaban?). Una de las mejores versiones del tema que he escuchado hasta la fecha.
Del siguiente tramo de himnos mezclados con temas más recientes destaco “New Damage” por ser uno de los temas que quedaron pendientes de ver en directo en su momento, cuando la banda se separó tras editar el “Badmotorfinger”. Oda al Nuevo Orden Mundial en clave de Black Sabbath con uno de los mejores solos de guitarra y desgarro vocal de todo el set.
Vienen a poner el punto y final los dos cierres por antonomasia de la banda. “Slaves and Bulldozers” es una de sus preferidas y del publico también. Queda tan abierta que les permite ir improvisando sobre cada una de sus partes. Como necesitan haber calentado para improvisar, siempre la colocan al final. Eso se traduce en disfrute máximo para la banda y para quien la escucha. Rematan con “Feedbacchanal” donde toda la distorsión se concentra para darnos una dosis de acople o feedback que nuestros oídos detestan en grado máximo. Muchas veces la audiencia lo confunde con un error y no es así: está ensayado y calculado para que suene de cierta forma.
En resumen, 29 cortes del sonido maduro que arrebatará el alma a quien guste de temas con cadencia marcada y desarrollados, y dejará indiferente a los amantes del primer sonido grunge. Tan denso como espectacular en lo virtuoso de sus intérpretes, se encuentra predominado por temas de “King Animal” aunque no deja de lado el repaso a sus trabajos anteriores. Resulta fácil notar que no incluyeron ninguno de “Louder than love”, quizás porque ya tiene su propio VHS en directo, quizás por el cercano 30 aniversario o simplemente no les encajó. Mientras espero con discreción que la familia de Chris Cornell saque adelante el proyecto de película sobre su vida, con ayuda de Brad Pitt y Peter Berg; o una posible edición del álbum póstumo; o la reedición del treintañero “Louder than love”, paso la espera entretenida con este caramelo.

Ymir Peiró