Calificación del editor

Una puesta en escena impecable de una selección de temas tan breve como intensa. Aguardamos el nuevo disco impacientes.

8.5

Reseña de Les Discrets - Live at Roarburn por Empire Zone Magazine

LES DISCRETS –
LIVE AT ROADBURN

Prophecy Productions

Si preguntamos a algún aficionado del estilo Shoegaze por nombres de bandas, seguramente le vengan a la cabeza las puntas del tridente francés formado por Alcest, Les Discrets o los extintos Amesoeurs; tres formaciones que -cabe decir-, comparten o han compartido la mayoría de sus miembros, y cada una de ellas contempla un acercamiento distinto a este melancólico estilo.

Hallamos con Les Discrets –el proyecto liderado por Fursy Teyssier–, la propuesta más calmada de las tres, puesto que es la que más rehuye de las extremas estructuras del Black Metal que conforman el denominado estilo Blackgaze, últimamente popularizado gracias a bandas emergentes como Deafheaven o Altar of Plagues.

“Live at Roadburn”, el álbum en directo que hoy reseñamos, probablemente sirva a la banda como epitafio de su habitual sonido, el cual se presume –según Fursy– que dará un inesperado vuelco en el ansiado nuevo trabajo que ha estado componiendo durante los últimos meses, ya sin contar con la ayuda de Winterhalter en la batería.

Fuera como fuese, los antológicos temas de sus dos anteriores larga duración le permiten conformar un conciso álbum en directo que nos transporta, a través de un caudaloso río de emociones, a uno de los escasísimos conciertos que Les Discrets (y tan discrets) han ofrecido.

Brindaron al afortunado público neerlandés de un setlist impecablemente escogido, arrancando con “Linceul d’hiver”, una melodía tan rematadamente escandinava que hiela el alma, que empalma con los –para mí incomprensibles– cantos en francés de “L’Échappée”, y traslada al oyente de golpe y porrazo a la Galia más ensoñadora. Temas más animados como “La nuit muette” generan el balance perfecto en un disco que se hace más corto de lo que ya de por sí es.

Antes del cierre del concierto, les regalaron en exclusiva a los asistentes del Roarburn, una versión de “Gas in veins”, uno de los temas más bellos de Amesoeurs, que inexplicablemente no han incluido en este disco, para finalmente concluir con los atronadores ecos de “Song for mountains”, cuya sobrecogedora atmósfera nos deja anhelando ese álbum venidero.

Meri Gaig

“L’Échappée”