Calificación del editor

Se me ha quedao el culo torcío con este chaval. Futuro es poco.

9.5
Habilidad
8
Buenrollismo
10
Putoamismo

Hace mucho, mucho tiempo, hablaba con un amigo de entonces (de los de post-adolescencia, de cuando pasas las horas universitarias en cafeterías o jugando a videojuegos: yo era de esos) de los grupos de rock que nos habían marcado y los porqués. La voz de James Hetfeld o Janis Joplin, esa forma tan especial de tratar la guitarra que tenían Hendrix, Clapton o Knopfler… Y concluimos que en algunas bandas, unas cuantas elegidas, se daban muchos factores de estos: de los que unen en el espacio y en el tiempo a varios genios cuyas estrellas están llamadas a arder rápido, pero intensamente.

“Eso pasó con Led Zeppelin”, dijimos. Un frontman de voz inimitable, agudísima, rasgada y seductora; un guitarrista habilísimo, sensible y lleno de recursos, un bajista/hombre para todo virtuosísimo y un batería… Lo de Bonzo era de otro mundo.

“Good times, bad times” lanzó a los Led Zeppelin a finales de los 60 como temazo que es, híper reconocible, con una fuerza arrasadora y una batería riquísima que llevó a otro nivel el uso de los tresillos (los que sepáis un poco de Teoría de la Música ya lo entendéis) y el doble bombo para el que John Bonham (“Bonzo”), que era un monstruo inmenso, realizaba con repeticiones en un pedal para bombo simple; no le hacían falta ayudas.

Esta versión del joven Avery Molek del tema que os comento no es la mejor que circula por ahí; no clava todas las figuras y a veces se le escapa alguna cosa, y hay un fade out final colocado al final para darle descanso. Pero claro, es que Avery Molek tiene ocho años de nada.

Echad un vistazo a su canal si os apetece, tenéis espectáculo para rato.