BE PROG! MY FRIEND 2018
30.06 – 01.07.2018, Poble Espanyol, Barcelona
Promotor: Madness Live

El excelente nivel de la primera jornada puso el listón muy alto para este segundo dia, y creo que eso se notó ligeramente. Y no por la calidad de los grupos, sino porque el viernes presentaba, a pesar de la heterogeneidad de las bandas, un cartel mucho más compacto que el segundo dia que estaba bastante más orientado al progresivo más clásico.

La banda australiana Plini fue la encargada de iniciar la jornada. Así como la propuesta de Persefone invitaba a salir de la sombra, el concepto musical de Plini, mucho más virtuoso, hacia que se agradeciera disfrutar de su concierto con una bebida resguardado en los pocos oasis que habían para aligerar el calor. Pero no falló su público entregado a la causa por mucho sol que hubiera frente al escenario. En una hora mostró todo el arsenal de técnicas y habilidad a la guitarra, dejándonos perlas como “Moonflower”. Fue un concierto perfecto, tanto por ejecución como por duración, en el que se confirmó la buena reputación y el estatus que ha adquirido entre la parroquia de las seis cuerdas, en la que grandes estrellas del instrumento lo consideran un genio a pesar de los veintiséis años que tiene.

Los siguientes en subir al escenario fueron los noruegos Gazpacho. Su propuesta con unos ritmos suaves y con pasajes muy ambientales y relajantes sirvieron para que, a pesar de ser un buen concierto, el público desconectara ligeramente y diera algo de rienda a las reuniones sociales. La duración del concierto seguro que decepcionó a sus seguidores que no pudieron escuchar todo el material que el grupo toca habitualmente, ya que el número de temas de “Tick Tock”, su trabajo más conocido, y “Soyuz”, su último disco, tuvo que verse reducido por las limitaciones de tiempo. De todas formas a un tema como “Winter Is Never” siempre vale la pena prestarle plena atención.

Si hubo una banda que generó casi tantas expectativas como A Perfect Circle, esa fue Sons Of Apollo. Mike Portnoy volvió al Be Prog con su enésimo proyecto (parece que le ha cogido cariño al festival y a la ciudad ya que recordemos que el año pasado nos visitó con su “Shattered Fortress Tour” en exclusiva en España) para ofrecer la única actuación de la gira en el territorio nacional. A ritmo de “Intruder” de Van Halen, Portnoy y Sherinian (ex-Dream Theater), Billy Sheehan y los no tan conocidos Ron “Bumblefoot” Thal y Jeff Scott Soto fueron apareciendo en el escenario. En poco más de una hora y cuarto repasaron casi todo “Psychotic Shymphony” además de un par de sorpresas del “Falling Into Infinity” de Dream Theater, poniendo del revés al Poble Espanyol. Prueba de ello fue el tema “Coming Home”, en el que Soto (y su tremenda potencia vocal), lejos del microfono, consiguió que el público corease su estribillo al unísono. Se que es fácil que lo que para mi fue una demostración de virtuosismo, fuerza y entrega por parte de los cinco, para alguno no fuera más que una sesión de onanismo musical en una demostración constante de ver quien la tiene mas grande, pero si no se puede ser excesivo en el rock progresivo…

sons of apollo

Y llegamos al cabeza de cartel del sábado. Steve Hackett fue el nombre escogido para cubrir la vertiente más clásica del festival. El ex-guitarrista de Genesis nos ofreció en su “Tour de Force” un repaso tanto de su carrera en solitario como de los años en los que militó en el grupo. Y lo hizo acompañado de una excelente banda, a destacar sobre todo al multi instrumentista Rob Townsend, y de un sonido cristalino que hizo que pudiéramos apreciar la elegancia y finura de Hackett a las seis cuerdas. Técnica y clase que se aunan en temas como “Icarus Asceding” o “Shadow of the Hierofant”. Pero lo que todo el mundo estaba esperando escuchar eran los clásicos de Genesis, que no tardaron en llegar. acompañado de la voz de Nad Sylan, cuya interpretación teatral no hizo sino subir a otro nivel la actuación de Hackett. Durante la segunda hora de concierto pudimos disfrutar de temas como “Firth of Fifth”, “The Musical Box” con los que se pudieron escuchar las mayores ovaciones de la jornada, solo superadas por la que el público le brindó al finalizar su actuación con “Los Endos”. La cara de satisfacción de los presentes no dejaba lugar a dudas. Aquel había sido uno de los conciertos para recordar.

hacket

Salir después del cabeza de cartel fue el mayor problema de Burst, ya que merecieron algo más de atención. O simplemente, que el papel de grupo para cerrar un festival de dos intensos días es una tarea complicada y poco agradecida. Para cuando saltaron al escenario en el Poble Espanyol no quedaba ya mucho público. La gran mayoría, como ocurrió el día anterior, se marchó en cuanto la estrella principal terminó. No fue reclamo suficiente que fuera el concierto de reunión. Y como sucedió con Oranssi Pazazu, el grupo sueco no se dejó intimidar por la desbandada y nos dejó muestras de su calidad con la descarga más metalera de la jornada. Temas como “I Hold Vertigo” o “Inmateria” brillaron en la hora y poco que tuvieron de tiempo antes de echar el telón de esta edición del festival con “Rain”. Estoy convencido de que comenzar y terminar el festival con las propuestas más metálicas del cartel, fue la forma de cerrar el círculo perfecto de esta quinta edición del Be Prog. Ahora ya solo nos queda esperar un año para volver a esta cita obligada con el buen gusto musical.

Texto: Sergio Leiva
Fotos: Irene Serrano