Foscor es un referente de la escena catalana. En su momento fue un estandarte del Black Metal. Hoy en día, la banda se maneja en otras latitudes bajo una constante vital que es ofrecer la máxima calidad. En esta ocasión, charlamos con Falke sobre la actualidad del grupo pero también aprovechamos para repasar otras cuestiones de la escena.

Por Marc Gutiérrez

10

Habéis cambiado el negro por el blanco y eso es algo que en temas de diseño se está imponiendo. La limpieza de la imagen resulta cada día más esencial y en Empire también hemos optado por esa fórmula, ¿Qué os ha llevado a ese cambio? Quizá esa evolución resuma muchas de las cosas que han pasado en Foscor en los últimos años…
El apostar por el predominio del color blanco en el diseño de nuestro nuevo álbum es algo que ha ido completamente ligado al nuevo enfoque que pretendíamos dar a todo el concepto musical y artístico de la banda. Sí resume el cambio de etapa y de ánimo en el grupo, el cambio de capítulo que necesitábamos. Un lienzo en blanco sobre el que trabajar de cero en muchos aspectos. Explorar nuevos caminos artísticos y musicales, buscar la comodidad y personalidad que nos permitiese crecer como músicos y enfrentarnos a nuevos retos. Aprender y madurar, e intentar profesionalizarnos lo máximo posible con la vista puesta en Europa y el resto del mundo con una imagen renovada y una propuesta fresca, vanguardista y más Foscor que nunca.

Han pasado cinco años desde “Groans to the Guilty” y en ese tiempo habéis cambiado a Wilhkiem por A.M., habéis cambiado de sello, de estilo musical… ¿Ha ido todo ligado y una cosa consecuencia de la otra o todo ha sido independiente?
La verdad es que han sido unos años difíciles, donde han sucedido muchísimas cosas a nivel personal y dentro de la banda, aunque sí que es verdad que fue duro afrontar la salida de Wilhkiem, con el que llevábamos muchos años de relación personal y trabajando por el grupo. Pero fue el punto de inflexión que necesitábamos para replantearnos nuestras ideas e intentar recuperar y entender la ambición que, desde un inicio, nos había llevado a crear la banda. Cuáles eran los objetivos que queríamos alcanzar sin prejuicios ni barreras mentales. Precisamente, a nosotros mismos era a quien nos debíamos, simplemente porque en ese momento ya no teníamos ninguna discográfica ni atadura con nadie. Era hora de coger fuerzas y crear algo nuestro de verdad, o dejarlo y explorar nuevos horizontes y caminos.

Apostar por el predominio del color blanco resume el cambio de etapa y de ánimo en el grupo. Un lienzo en blanco sobre el que trabajar de cero en muchos aspectos

No fue fácil, pero conseguimos poco a poco encontrar una nueva metodología de trabajo que nos empujó a dar lo mejor de cada uno, exigirnos el máximo en cada una de las composiciones. La entrada de A.M. en el proceso creativo  dio un soplo de aire fresco y más ganas de tirar el proyecto hacia adelante.

En cuanto al cambio de estilo musical, no lo vemos tan radical. Para nosotros, sigue sonando a Foscor, incluso muchísimo más que antes, y creemos que se ajusta perfectamente a nuestra manera de entender la música a lo largo de todos estos años.

“Those Horrors Wither” es un trabajo con muchos detalles, que engancha desde el principio pero que no resulta fácil para el oyente, se aprecian muchos cambios, evoluciones… ¿Lo veis así vosotros también?
Sí, como comentaba antes, el proceso de composición fue largo y complejo y, aunque no tuvo una estricta continuidad temporal, la idea siempre fue desarrollar cada canción hasta llevarla a su máxima expresión partiendo de una base sencilla. Compactarla y evolucionara de forma coherente hasta que no tuviera ningún vacío compositivo y pudiese funcionar por sí sola dentro de un todo. Buscábamos compactarlas con nuestra particular manera de tocar los temas y el tipo de sonido escogido para el disco.

La verdad es que en estos temas vemos nuestra personalidad muchísimo más reflejada. Hemos partido de lo que en realidad nos conmovía y apetecía en ese momento, musicalmente hablando, y nos hemos forzado a llegar más lejos y arriesgar tanto en los riffs como la parte rítmica, sobre todo en el aspecto vocal. Creemos que es un disco rico, para degustar de forma pausada, no de fácil consumo. A pesar de ello, busca entrar bien de primeras y hacer que su perfume perdure en el ambiente por mucho tiempo.

7
Creo que uno de los elementos destacados de “Those Horrors Wither” son las voces limpias, ¿Cómo lo hacéis para llevar al directo los cambios de voces? ¿Hay alguien que te apoye en este sentido con segundas voces? Supongo que el esfuerzo vocal en cada concierto debe ser muy alto en cada show.
La inclusión de las voces limpias ha significado un gran esfuerzo para todos y sobre todo para Fiar, quien por ahora lleva todo el peso de las voces, ya sean registros guturales como limpias en directo. Aunque supone un gran esfuerzo, lo está manejando muy bien. También es cierto que tenemos intención de ayudarle con los coros o voces de refuerzo en un futuro, y estamos trabajando en ello. Es un proceso y carrera de fondo. No puedes ponerte de un día a otro a cantar sin haberlo hecho nunca y que no te requiera un sobresfuerzo para controlar ese medio. Pero para eso están los ensayos y el trabajo continuado con los directos.

“Those Horrors Wither” tiene un sonido muy nítido y creo que eso es esencial para poder seguir con atención el disco, ¿Qué criterios seguisteis para escoger estudio de grabación? ¿Estáis satisfechos con el resultado final?
Teníamos clarísimo que, con el nuevo enfoque musical, debíamos conseguir una limpieza y compactación de nuestro sonido para poder expresar con fuerza y claridad tanto las partes más complejas o minimalistas como los riffs más pesados y épicos.

Aunque habíamos estado muy cómodos trabajando con Gorka Dresbaj en The Room Studios durante el “Groans to the Guilty” y el tema “The Other’s Voice”, queríamos un nuevo enfoque musical. Sin dudarlo contactamos con Iban Puigfel, de Nautilus Estudios d’Arenys de Mar, que es un viejo amigo mío y tenía muchas ganas de hincarle el diente a nuestro trabajo. Además, sabíamos que él podría darle ese toque “orgánico”, clásico a la vez que moderno y alejado de sonidos súper “postproducidos” de hoy en día, no comulgamos demasiado con ellos. Ahora vemos que fue una elección acertada porque, aparte de poder trabajar él y yo, mano a mano, dándome total libertad y haciéndonos sentir como en casa, nos ayudó a dar un nuevo enfoque a los temas en su fase de mezcla, compactándolos con el gran sonido que sacó. Como colofón, acertamos enviando la mezcla a masterizar a los Orgone Studios de Londres donde Jaime G. Arellano remató el trabajo, llevándolo a un nivel superior.

Sobre si hay o no escena, creo que la respuesta es no. Hay demasiada distancia entre todos los agentes que intervienen: bandas, prensa, promotores, agentes… Eso no ocurre en otros países

¿Consideráis que la propuesta musical de Obsidian Kingdom o Moonloop ha contribuido, aunque sea de forma indirecta por la cercanía de las bandas y la amistad que os une, en el desarrollo de los temas de “Those Horrors Wither”? Si es así, ¿Podríais decirme de qué forma? Creo que hay ciertos paralelismos entre ambas bandas.
Aunque a la hora de componer el nuevo disco no creo que hayan sido una influencia directa, sí que es cierto que, tanto ellos como nosotros, tenemos una gran variedad de influencias musicales que abarcan desde el pop, la música ambient al metal más oscuro y complejo, y eso nos une y nos puede hacer más afines musicalmente que mucha otra gente cerrada de miras que corre por el mundo.

Todo eso hace que, a mi parecer, sean dos de las bandas cuya propuesta musical sea de las más interesantes y con mayor proyección internacional dentro del panorama extremo español. Además, cabe destacar la gran colaboración de Obsidian Kingdom en la outro de nuestro tema “L.amor.t”, un proceso que ayudó a enriquecer todo el álbum y nuestra vivencia del proceso, junto con las colaboraciones de Sathorys Elenorth y Peter Bjärgö.

¿Qué influencias Progresivas tenéis a nivel de bandas?
La verdad es que nuestros gustos musicales abarcan una amplio espectro, pero yo personalmente no me paro mucho a mirar las etiquetas que se les dan a las bandas, simplemente intento escuchar el máximo de música posible, me quedo con la que me gusta y desecho la que no. Luego, se destilan de una forma u otra en la música que componemos. Quizás esa sea la actitud progresiva, la de no poner límites al proceso creativo. Si buscas repetir lo que ya existe, al menos en mi caso, pierdo el interés. No sé si entrarán dentro del género progresivo pero algunas de las bandas que podrían considerarse alejadas de los “standards” musicales para mi gusto pueden ir desde Opeth, Ihsahn, Manes, Katatonia, Virus, Björk y un largo etcétera, la verdad es que soy un gran consumidor de música muy variada.

¿Por qué habéis decidido apostar por Alone Records? ¿Qué os ofrecen ellos a diferencia de Temple of Darkness u otras propuestas que hayáis tenido?
La idea principal era y sigue siendo enfocar el nuevo disco hacia el extranjero, pero nos dimos cuenta de que tener un buen equipo al lado con el que trabajar mano a mano era vital para cerrar un proyecto compacto y coherente a todos los niveles, no solo del creativo inicial. A la hora de entrar de nuevo en el mercado discográfico que, además, hoy en día está tan saturado y explotado, y en el que sólo puedes despuntar currando duro y aportando valor, capacidad de respuesta y de asumir retos, el de LAone Records se nos presentó como el proyecto más sólido. Ninguna otra propuesta dentro o fuera de nuestras fronteras parecía tan sólida como la del sello malagueño.

4

Creo que cantar en catalán es un acierto y además se os ve muy cómodos, ¿Es algo premeditado o,  dependiendo de la canción, escogéis el idioma que creéis que más se adecua?
Desde siempre hemos tenido temas en los que nos sentíamos más cómodos cantando en catalán y otros que parecían fluir más en inglés, nunca ha sido nada premeditado, aunque sí que nos atraía la idea de tener temas en los dos idiomas. También tengo que decirte que cada vez nos sentimos más cómodos pensando los temas y cantándolos en catalán. Aún hace los temas más personales y ligados a nuestro día a día. Hace que transmitamos más a la hora de interpretarlos, así que no descarto hacer un disco entero en catalán en un futuro próximo. Estamos pinchando a Fiar desde hace tiempo con este tema, y no tardará en caer.

El video clip de “Graceful Pandora” creo que ha sido obra de Falke, vuestro guitarrista, ¿Por qué esta canción y por qué esta historia?
Sí, lo he dirigido y editado yo mismo, aunque conseguimos realizarlo gracias a la ayuda de Adrià Escanilla, Irati Aguado de “Iraphotography”, Rakel de “RFH Photography”, J.F. Serra y todo el equipo que nos ayudó a llevarlo a cabo.

Vimos en “Graceful Pandora” un buen tema para unir la etapa anterior con la nueva propuesta. No es el tema que más define la globalidad del disco, al ser más “luminoso” o directo musicalmente, pero nos ayudaba a desarrollar el punto de partida del concepto global del disco. Basado en los miedos primarios del ser humano silenciados por la cultura de masas, el “mito de Pandora” como origen en la liberación de los males hacía coherente a todos los niveles su elección como single y primer videoclip.

El concierto de presentación de “Those Horrors Wither” en la sala Bikini de Barcelona creo que fue un punto de inflexión en su carrera por la cantidad de público que asistió, porque veníais tocados por la cancelación del concierto del día anterior en Madrid… ¿Cómo recuerdas ese día? ¿Hay alguna anécdota del concierto?
Después de llevar tanto tiempo sin tocar en Barcelona, aparte de nuestra aparición en el “Ritval Cvlt Fest” donde tocamos para un público un poco diferente y que nos sirvió de toma de contacto con los nuevos temas, el bolo de Bikini lo afrontábamos con bastante respeto y algo de nervios. Queríamos presentar la nueva etapa de la banda en su máximo esplendor y, aunque la cancelación del concierto en Madrid nos dejó algo tocados, nos sentimos abrumados cuando vimos que la sala Bikini estaba llena a reventar. Lo dimos todo en el escenario y el público nos hizo sentir su apoyo y energía en todo momento, generando ir un poco pasados de vueltas en cuanto a control de todas las nuevas herramientas que nos requiere este álbum. Fue una noche muy especial, pero dejando de lado algunos problemas técnicos con los in-ear de Fiar, la verdad es que nos quedamos con muy buenas vibraciones. El mejor modo y condiciones para abrir de forma oficial esta etapa, en casa, junto a tu público… Sin duda, quedará marcado ese día en la carrera de la banda.

Uno de los debates más en boga en los últimos tiempos dentro del Metal Extremo es sobre la escena y el apoyo que debe haber entre bandas, medios, fans… Sé que podría ser un debate muy extenso pero quiero preguntarte dos cosas: ¿Crees que hay escena? ¿Qué opinas de la gente o los músicos que dicen que hay que ir a los conciertos de bandas noveles para apoyarlos (aunque no te gusten) y que luego ellos vengan a los tuyos?
Creo que, ahora más que nunca, hay una gran cantera de bandas, con mucho talento y ganas de currar. Esas bandas, como pueda ser Obsidian Kingdom o Wormed sirven como referencia para el resto de bandas, y de un modo u otro pueden estirar al resto, que cuentan con muy buena base artística, pero quizás van más perdidos en cuanto a cómo mover una banda.

Sobre si hay o no escena, creo que la respuesta es no. Pero por el simple hecho de que en la gran mayoría de casos, hay demasiada distancia entre todos los agentes que intervienen: bandas, prensa, promotores, agentes… Eso no ocurre en otros países, que empujan a una haciendo crecer su propio mercado, y facilitando de ese modo su exportación.
La gente, o al menos los músicos, debemos y nos apoyamos cuando hace falta, incluso prensa, sellos, etc… Pero eso es una pequeña parte de este juego, porque no se trata de algo tan generalizado ni asentado como para que se pueda hablar de escena, y que además ésta crezca. A menudo es difícil asistir a todos los bolos de los grupos que conocemos, con lo maltrecha que está la economía y la falta de tiempo. Polémicas recientes en la que nos hemos visto envueltos al respecto no gustan, pero tampoco creo que requieran de muchas explicaciones. Una banda requiere de mucha dedicación, más todavía cuando el proyecto que tienes entre manos es el más ambicioso que te has planteado.
Sí que creo que deberíamos alejarnos de muchos prejuicios, algunos por parte del público que a veces es muy cerrado de miras y no está abierto a evoluciones, sobre todo si provienen de parte de bandas locales, las cuales muchas veces no ven con los mismos ojos que a cualquier banda extranjera, o por parte de las bandas que pretenden que les lluevan las ofertas del cielo sin tener que dejarse los cuernos currando y que creen que se lo merecen todo desde un principio.
Hay que ver las cosas con más perspectiva y seguir algunos ejemplos como los grandes festivales europeos, donde tienen cabida bandas muy dispares entre sí, poniendo en juego intereses y sinergias desde muy alejados puntos de partida.

Se trataba de no dejar fisuras o partes de relleno y que cada parte expresara su oscuridad, brutalidad y/o epicismo o tranquilidad en su máxima expresión. Creo que al menos conseguimos cerrar los temas de la manera más completa y compacta hasta el momento

Ahora que han pasado unos meses desde la aparición de “Those horrors wither”, ¿Qué valoraciones hacéis a partir del feedback que habéis recibido por parte de prensa y fans?
La respuesta del público y de los medios, sobre todo nacionales, ha sido abrumadora en todos los sentidos ya que, aparte de que hayamos conseguido sorprender, hemos conseguido transmitir, en la mayoría de casos, todo el sentimiento que guardan estas composiciones, haciendo visible una dedicación como nunca antes habíamos sido capaces de volcar en la creación, preparación y difusión de un álbum. Para bien o para mal, cada cual que juzgue, está claro que los cambios que hemos incorporado también han hecho que a algunos de los seguidores que teníamos no les parezca ni tan atractiva la nueva propuesta, ni coherente con nuestro pasado. A pesar de ello, han mostrado su admiración por el modo en que lo hemos hecho y difundido. Nuestra intención era la de apostar por algo diferente y rompedor, que no dejara indiferente ni al oyente ni a nosotros mismos, y que pudiese perdurar en el tiempo.
Estamos ansiosos de tener más feedback del extranjero para ver cómo funciona el nuevo trabajo más allá de nuestras fronteras, y si tiene cabida en la vanguardia musical del momento. Pero, respecto a lo que se ha recibido de momento, la sensación es abrumadora. Igual de enriquecedora ha sido la respuesta puntual negativa, porque de un modo u otro certifica que el trabajo que hemos hecho durante tantos años, no solo ha calado, sino que importa, y eso, como logro… Vale su peso en oro.

¿Creéis que este trabajo os ha abierto alguna puerta cerrada hasta ahora?
A nivel nacional y sobre todo gracias al esfuerzo de Third Eye Society y de Alone Records montando la gira con Vallenfyre, el Ritual Cvlt Fest y la promoción del disco, sabemos que se nos han abierto nuevas puertas y hemos conseguido llegar a un nuevo público. La lástima es que todo ese esfuerzo también ha derivado negativamente en que ya no contemos con el apoyo en cuanto a management de Third Eye Society y tengamos que tomar de nuevo las riendas como banda para conseguir posicionarnos internacionalmente más y mejor de lo que ya habíamos logrado con anterioridad. Aunque nos suponga un gran esfuerzo personal, no dejaremos de trabajar en ello, al menos para saber que hemos hecho todo cuanto está en nuestras manos. A menudo la gente se queda con la fachada que supone un directo o un álbum editado, pero independientemente de contar con una infraestructura detrás con un management, booking y sello discográfico, el trabajo que requiere una banda y su día a día representa más del 50%. Ahora toca el asalto a Europa como principal objetivo, y paralelamente sentar las bases para poder trabajar en USA y Canadá hoy o de cara a un futuro álbum. Estas puertas no vemos que estén cerradas, pero requieren de un trabajo que no se ha llegado a hacer con la intensidad necesaria.

Normalmente para cualquier músico su último trabajo es el mejor y con el tiempo empieza a pensar que se podrían haber cambiado cosas. Ahora que ha pasado un tiempo desde su edición, ¿Cómo valoráis “Those horrors wither”? ¿Empezáis ya a verle puntos de mejora? Si es así, ¿Podéis decirnos cuáles?
Esta es una muy buena pregunta ya que, durante todo este largo tiempo de preparación y planteamiento del disco también pensamos precisamente en esto, y por eso me remito a la decisión de no quedarnos con las primeras ideas que surgían para cada tema, sino intentar trabajarlas hasta llevarlas al límite, nuestro límite. Se trataba de no dejar fisuras o partes de relleno y que cada parte expresara su oscuridad, brutalidad y/o epicismo o tranquilidad en su máxima expresión. Creo que al menos conseguimos cerrar los temas de la manera más completa y compacta hasta el momento, lo cual hace que no nos hayamos quedado con las ganas de probar algún arreglo nuevo para alguno de los temas y que estemos muy satisfechos del trabajo final. Eso solo nos deja y nos exige ponernos a trabajar en un nuevo disco para seguir experimentando con los recursos utilizados en este y seguir hasta donde nos sea posible, alcanzar cotas superiores a nivel creativo y artístico, sea para bien o para mal.

Con ello certifico que a día de hoy el álbum nos sigue sorprendiendo incluso a nosotros, muestra de lo sólido que conseguimos que fuera a ojos nuestros. Podríamos trabajar en un futuro de un modo por el que sintetizásemos más ciertas ideas y estructuras de canciones en algunos temas, pero no sería a modo de mejora respecto a este trabajo, más bien se haría con vistas a probar nuevas fórmulas. El tiempo y el proceso creativo de un nuevo álbum lo dirá. Sabemos que el método esta vez nos ha dado grandes resultados, e intentaremos enriquecerlo.

9

Esta semana ve la luz el disco de Soul Aside, el nuevo proyecto de Falke, ¿Podrías avanzarnos de qué se trata y porque son temas paralelos a Foscor? ¿Se trata solo de un proyecto o habrá algo más en el futuro?
Soul Aside es un proyecto en el que llevamos trabajando Adam Vives, voz y guitarra y guitarrista también en Madee, y yo desde hace mucho tiempo, y con el cual ya editamos en su día un EP homónimo con cinco temas de rock al estilo de bandas como A Perfect Circle o Oceansize, junto con Marc Prim a la batería y Jordi Llobet al bajo, ex miembros de Sargon, lo que nos llevó a hacer algunos conciertos por la península. Pero, tras la salida de Jordi Llobet y la incorporación de Edu Seoane al bajo, empezamos a dar forma a nuevos temas y a compactar nuestro estilo hasta la fecha que decidimos grabar en los prestigiosos estudios Ultramarinos Costa Brava de la mano de Santi García, consiguiendo así un sonido contundente, orgánico y actual, con el que no podíamos estar más satisfechos.
Todos los miembros estamos implicados al 100% y en ningún momento nos lo tomamos como un proyecto paralelo, así que estamos ya preparando nuestro concierto de presentación del disco en Razz3 el próximo 22 de Mayo y el concierto en Music Hall el 7 de Mayo como teloneros de “God is an Astronaut”. El disco, titulado “Canvas”, verá la luz el día 7 de Abril y la promoción será a cargo de “Blood Fire Death Management”.

¿Quieres añadir alguna cosa más sobre la actualidad de la banda o planes que tengáis en mente?
Lo primero, agradeceros vuestro apoyo y el gran trabajo que realizáis en la difusión de lo que a la música se refiere, felicitaros por esa flamante web que acabáis de estrenar y que es sin duda reflejo de la pasión y dedicación de quién hay detrás. Y nada, que nuestra cruzada con Foscor para intentar mostrar nuestro trabajo no se detiene. Intentaremos seguir sorprendiendo con novedades en las próximas semanas, ya que tenemos algún cartucho sobre todo a nivel visual en la recámara y algunas sorpresas más. ¡Juntos en la oscuridad!

Fotos: Rakel Rfhphotography