UDO_06_E

DIRKSCHNEIDER + ANVIL + PALACE
07.04.2016, Razz 2, Barcelona
Promotor: Madness Live!

Dirkschneider… Es escuchar este apellido y ya se me pone la piel de gallina, Udo Dirkschneider ha sido es y será una constante en mi vida, de la misma forma que lo es Wolf Hoffmann, Peter Baltes y Stefan Kaufmann (aunque ese esté retirado por sus ya conocidos problemas de espalda).

Pocos, muy pocos, son los artistas que me merecen tanto respeto y admiración como Udo, respeto ganado a pulso por cumplir con su palabra al decir que no volvería a ACCEPT más que para aquellos contados conciertos en festivales durante el verano del 2005 por el 25 aniversario de la banda, rechazando las ofertas que Wolf le hizo en su día para reunir de nuevo la formación.

Respeto ganado también por la honestidad y sinceridad de Udo al defender su propia carrera en solitario; tras su marcha definitiva de ACCEPT, ha dedicado todos sus esfuerzos a dicha carrera, en cada concierto que he podido disfrutar de él (y creedme, han sido unos cuantos a lo largo de mi vida, por no decir todos los que ha hecho en Barcelona, añadiendo festivales tanto nacionales como algunos extranjeros) siempre ha apostado por su carrera con U. D. O. por delante de su carrera con ACCEPT, pero sin olvidar nunca sus raíces.

Esta gira será la última vez que podamos disfrutar de esos grandes clásicos de ACCEPT a cargo de Udo. Realmente, yo creo que así será y aquí dejo esto escrito,  arriesgándome a que algún día alguien me diga que me equivocaba; yo apuesto a que el tiempo me dará la razón, y más aún en unos tiempos en los que está muy de moda anunciar giras de despedida, despedidas que no se acaban de materializar, o anuncios como: “Esta será la última vez que nos veréis tocar en directo porque nos retiramos”. (Y si me equivoco seré el primero en alegrarme)

Y con los nervios que siempre me acompañan cuando voy a ver a alguno de mis ídolos, encaraba la noche de clásicos que me esperaba esa noche en la Razzmatazz 2.

El previo a Dirkschneider eran las bandas Palace y Anvil, dos bandas veteranas del género. Palace, con un heavy más clásico que una lluvia de hachas, fueron un descubrimiento para mí y me gustaron mucho: con su corta actuación consiguieron captar mi atención y curiosidad. Llevo unos días escuchando su publicación The 7th Steel y sí, en mí han ganado un seguidor.

ANVIL_01_E

Con la instrumental March of the Crabbs abría Anvil su actuación con un Steve Kudlow muy sonriente y entregado entre el público. Durante el segundo tema ya subió al escenario con sus compañeros de banda para ofrecernos una descarga en la que lo dieron todo. Tengo que reconocer que no soy fan de la banda, pero no se puede negar que su dedicación, su lucha “contra los elementos” a lo largo de su carrera y su más que evidente pasión por tocar y ofrecer el mejor espectáculo posible, hace que sea una banda que se merece todo el respeto que el paso de los años parece no haberle dado. Ofrecieron una grandísima actuación.

ANVIL_02_E

ANVIL_03_E

Y al fin lo que llevaba meses y meses esperando: Udo sobre el escenario. El setlist era de lujo, el perfecto resumen de una de las bandas más grandes que ha dado el Heavy Metal a lo largo de su historia. Un setlist increíble que ni tan siquiera los propios ACCEPT hoy en día tocarían ya que, como muy bien hacen, apuestan más por los temas de su nueva etapa con Mark sin olvidar sus grandes clásicos. He llegado a leer en redes sociales que lo que vimos en Razz2 fue una banda de covers de ACCEPT, un comentario en mi opinión más que desafortunado y una falta de respeto; si hay alguien que se ha ganado a pulso de derecho a hacer, hablando en plata, lo que le dé la gana sin que se le critique, ese es Udo Dirkschneider.

UDO_08_E

UDO_01_E

Los temas que tocaron hablan por sí mismos, no necesitan presentación alguna, ninguno de ellos: un concierto en el que ningún tema puede decirse que es de relleno empezando por Starlight, Living for Tonite, Flash Rockin’ Man… con Princess of the Dawn ya se podría decir que yo volvía a sentirme como si estuviese en la dorada época de los 80, época que todos los de mi quinta seguro que echamos mucho de menos y a la que volvemos de cabeza en ocasiones, como la que vivimos esa noche y cada vez que se nos presenta la oportunidad, una noche que acabaría con los bises: Metal Heart, I’m a Rebel, Fast as a Shark, Balls to the Wall, Burning…. Con permiso, pero es que JOOODER, vaya serie de temazos para rematar un concierto, escribir los títulos ya me pone la piel de gallina, haberlos podido vivir en directo me hizo levitar.

Y ahora tocaban comentarios que ya esperaba oír a la salida del concierto sobre la banda, básicamente que los músicos no dan la talla… Sobre este tema, solo puedo decir una cosa: estamos poniendo sobre la mesa nada más y nada menos que a Wolf Hoffmann, Peter Baltes y Stefan Kaufmann (con Udo al frente), auténticos monstruos sobre el escenario y enormes músicos y compositores. Sin ir más lejos, Wolf Hoffmann es uno de esos grandísimos guitarristas que nos ha dado la Historia de la Música que tienen un estilo y forma de tocar únicos, sería como hacer un remake de cualquier película de Clint Eastwood y pretender que el actor que las haga esté a la altura del original… Imposible. Y con esto último no quiero desmerecer para nada la actuación de los guitarristas Kasperi Heikkinen y Andrey Smirnov, Fitty Wienhold al bajo y Sven Dirkschneider a la batería, yo los apruebo con matrícula.

UDO_6_E

UDO_05_E

Es cierto que todo lo que digo no lo digo de forma objetiva, pero para qué nos vamos a engañar: la música son todo emociones y sensaciones, a mí me resulta imposible ser objetivo en este tema aunque alguna vez lo haya intentado. Hay gente que no fue al concierto alegando que no eran ACCEPT, que los músicos “no daban la talla”, que “yo ya he visto a ACCEPT en su mejor momento” o mil excusas más que he llegado a escuchar. Tener la oportunidad de ver a Udo con un setlist semejante, dejarlo escapar teniendo en cuenta que es más que probable que no se vuelva a repetir, es algo que me cuesta entender. Pensándolo fríamente, es algo que NUNCA volverá a suceder, yo no me lo podía perder. En cierta manera, es como si un capítulo de mi vida se hubiese cerrado esa noche, 37 años escuchando a Udo cantar canciones de ACCEPT en sus directos con una despedida de lujo.

Nos vemos en su siguiente concierto ya como U.D.O.

Texto: Albert Vega
Fotos: Irene Serrano

Galería de fotos del evento: