bb-king“Me jubilaré cuando el de arriba me llame”, decía Riley B. King -B. B. King- hace unos años a las preguntas de un periodista del diario “El País”. Pues hoy ha tocado recoger los bártulos y dejar al mundo del Blues, de cuya expansión y renovación él fue artifice una y otra vez, huérfano. Incluso manco y con un poco más de espacio en el pecho.

Se hizo a sí mismo tras empezar a darle a la guitarra mientras alternaba sus actuaciones callejeras con el trabajo esclavo que era recoger algodón bajo el sol de Mississippi. Con Lucille (su Gibson ES-335) dio la vuelta al mundo mil veces asombrando a propios y extraños e influyendo de forma indeleble a artistas de talla universal y estilos dispares: desde la música de entrañas de Raimundo Amador hasta la sensibilidad escondida en las manos de Eric “Slow hand” Clapton. 89 años de vida con el Blues a las espaldas.

Recoged el testigo y sed consecuentes con el legado, bluesmen. Día triste. Blue day.