Ambient1

DIA 2: Cuando el día de la marmota y el del Payaso ocurren a la vez

Tras un poco de turismo que hay que hacer siempre que se va a un festival, y la zona de Lugo invita a ello con sus costa y sus bosques, entramos en el festival a reírnos un rato con los divertidos Serrabulho. Tienen un humor particular, y puede pasar como con Gigatrón o Reno Renardo, pero hacen su música y su espectáculo para la diversión que bastante gente en el festi pareció disfrutar.

Serrabulho

Si me preguntaran en un examen cómo ha sido la evolución de Trivium, seguramente me quedaría en blanco y no sabría qué decir. He tenido épocas en las que no me enganchan nada y épocas en las que conecto mucho con ellos, así que me disponía a ponerme a prueba en el festival, a ver en qué lado de la balanza me encontraba. Por suerte fue el segundo. Con un repertorio bastante compensado, nos hicieron un concierto correcto y conectado con el público a buen nivel, a pesar de rondar las ocho de la tarde.

Trivium1

En mi caso fallé soberanamente en la elección de la siguiente banda a ver, porque Wormed se me hicieron una bola de ruido que fui incapaz de diferenciar ni digerir. Cosas que pasan en las quinielas de los festivales.

En cuanto al siguiente grande que esperábamos, no soy muy seguidora de ellos, pero no me importa conectarme un rato a su historia. Es que Arch Enemy empezaron calentando motores pero fueron echando madera y acabaron haciendo un concierto que me gustó bastante.

Arch Enemy

Los siguientes que quería ver era un trozo de Avatar y otro de Millencolin, pero me fue imposible porque tenía que coger posiciones para la banda que he estado pidiendo al RF que traigan año tras año. Sí, por si no lo sabíais, la organización del RF pide a su público que indique las bandas que quieren que vengan el año siguiente. Luego algunas se cumplen y otras no, pero al menos preguntan.

Aquí hubo un cambio de horarios que me hizo el solape horrendo del festival, adelantando el concierto de Radio Moscow (el único grupo que tenía pensado ir a visitar al Desert Stage) lo solaparon con la banda que había venido a ver en primera instancia. Lamenté el solape pero como les he visto este mismo año en sala, tampoco nos vamos a rasgar las vestiduras ¿no?
Resulta que como he tardado tanto tiempo en volverlos a ver (ahora los fans de Tool que estén leyendo se ríen a carcajada limpia), no podía más que repetir concierto de

Slipknot

Slipknot. El año pasado, cuando tuvimos a Corey Taylor con Stonesour se lo vimos en la cara: se quedó con ganas de más. Se lo pasó tan bien él y tan bien el público, hubo tanta conexión, que no podía no volver. Bien, eso o que el acuerdo comercial para que tocara Slipknot era que primero tocara Stonesour ¡ja! Sea como fuere, los maggots salieron de nuevo a darlo todo. Si el del Download fue un concierto bestia en lo musical, el del Resu fue bestia además en la conexión con la gente. Daba la sensación que el grupo estaba hecho para el festival o el festival para el grupo, no os sabría decir. Pero vivimos un momento de comunión perfecta que no había sucedido ni con Slayer el día anterior. El setlist solo movió una coma respecto al del fin de semana anterior, pero fue maravilloso. En Parkway Drive decía que me gustaba su vertiente melódica, en Slipknot soy de la parte brutal, y, si me dejáis sacarle una pega, me faltó “Eyeless”. Pero no me quejo en absoluto, conciertos como ese que me los den a carros.

Slipknot1

El cabeza de cartel del día nos volvía a dejar con la adrenalina subida y teniéndonos que ir a dormir. Además de estar comentando la jugada con dos familias con las que compartí posición, una de Asturias y otra de Irlanda, tuvimos un debate súper interesante sobre la banda con dos renacuajos: el hijo de unos y la hija de otros, de ocho años ambos, que nos obligaron a hacer una cura de humildad musical importante. ¡Si yo con ocho años me hubiera sabido la discografía de Slipknot y no la de Parchís, vete a saber donde estaría ahora!

Rematamos día con Cradle of Filth, banda que no había visto hasta la fecha y que no me ha interesado nunca. Visto que en sala no voy a pagar por ellos y en el festi vienen en el lote, ocasión pintada calva para conocernos y ponernos cara. Confirmado de nuevo que no es mi estilo, no entiendo esa música y eso no es culpa de ellos, que, por lo que comentaba la gente a mi alrededor, parece que lo estaban haciendo mejor de lo que se esperaba. Pues muy bien, todo para ustedes que yo me voy a dormir.

Texto: Ymir Peiró
Fotos: Oficiales del festival