DEATHCRUSHER FEST: CARCASS + OBITUARY + NAPALM DEATH + VOIVOD
30.11.2015, Sala Razzmatazz 1, Barcelona
Promotor: HFMN Crew

Hay que remontarse muy atrás para encontrar un concierto de Metal Extremo en Razzmatazz 1 y más aún con sold out. Llega el punto en que uno no sabe si el Metal Extremo vuelve a estar en auge, cosa que dudo, o si es muy hipster esto de apuntarse al carro de las grandes giras. Opto por la segunda opción, porque allí había gente que no ha ido a un concierto hace décadas, gente muy joven que se gasta el dinero en borracheras y no compra discos ni va a conciertos, habituales del circuito underground, habituales de todos los conciertos, habituales de esos que dicen que siempre vienen las mismas bandas… Y lo mejor de todo es que no resultaba complicado identificar a la mayoría de la gente dentro de cada subgrupo. Sea como fuere, chapeau, un concierto de Metal Extremo (que me perdonen, pero para mí In Flames o Children of Bodom no acaban de serlo) con el cartel de “no hay billetes”.

A modo de curiosidad, diremos que apenas había merchandising en la sala y que este estaba expuesto y a la venta en el Pepe’s Bar, contiguo a la sala y bien conocido por la gente que va de conciertos. El motivo es el alto porcentaje de las ventas que se queda la sala y que las bandas no estaban dispuestas a consentir.

Herod abrieron la velada sin que nadie supiera qué pintaban en el cartel. De acuerdo, hacía falta una banda antes de Voivod pero, en realidad, nadie esperaba gran cosa de su actuación. DeathCore, muy bien ejecutado, técnico y que pasó desapercibido para el cerca de medio aforo que ya presentaba la sala. Esperemos que tengan más suerte en su próxima visita, porque ese día fueron los convidados de piedra.

Herod-1

Herod-2

Llegaban Voivod con el runrún de “Qué hacen estos aquí si no pegan ni con cola”. Pues bien, ellos solitos cerraron bocas a base de guitarrazos, de una calidad incuestionable y de un directo apabullante. Porque esa es la forma en que uno se reivindica. Breves pero intensos, hicieron una especie de best of con la incursión de “Forever mountain” del EP compartido con Napalm Death. Jeff Walker de Carcass cogió el bajo em “The Prow” para delirio de la concurrencia, que terminó de venirse arriba. Un gran concierto el suyo, que terminó con “Voivod”.

Voïvod-1

Voïvod-2

Hacía tiempo que no veía a Napalm Death y tenía ganas. Shane Embury y sus muchachos nunca fallan y lo vivido esa noche en la grande de las Razzmatazz fue apabullante. Un derroche de energía, velocidad y mala hostia sin límites fueron suficientes para generar la locura colectiva tanto con temas nuevos como “Timeless flogging” o antiguallas como “Scum”, “You suffer”, el “Nazi Punks Fuck Off” de los dead Kennedys o “Suffer the children”. Descomunales los de Birmingham, que traían de gira a Erik Burke sustituyendo temporalmente a Mitch Harris. ¡Qué gusto dar un concierto de este nivel en una sala a reventar!

Napalm Death-1

Napalm Death-2

He de reconocer que Obituary era la banda que menos ganas tenía de ver del cartel. Me encantan sus discos hasta “World demise”, el resto creo que son una suerte de montañas rusas con muchos altibajos. Sin embargo, en directo siempre me parecieron distantes y, aunque no espero ningún espectáculo, sí me gustaría que hubiera más cercanía o interacción con el público. Cuestión de gustos, imagino.

Pero esa noche, la cosa iba de greatest hits. Destaco “Don’t care”, porque hace muchos años que no la escuchaba en vivo y me parece un temazo; “Find the arise”, “Dying” o “Intoxicated” causaron el delirio y los nuevos temas, que tocaron de inicio, fueron los teloneros de su propio concierto. Se le cantó el “Cumpleaños Feliz” a Kenny Andrews y la banda completó un setlist memorable con un John Tardy que sigue siendo una de las voces más personales de la escena.

Obituary-1

Obituary-2

Se anunciaba días antes del Deathcrusher la aparición estelar de otra banda más, Absolute Power, que era la unión de músicos de todas las bandas del cartel más un vocalista adicional, Simon Efemey. Tocaron un solo tema, “Land of Steel”, que sonó muy festivo y a Heavy clásico. Musicalmente está bien, pero quizá este público no estaba preparado para este tipo de música. Por si fuera poco, se rumoreaba sobre el vocalista que actuaría con ellos puesto que Ghost estaban en la ciudad ese día. No hubo suerte. Eso sí, no sonó nada mal y en países como Alemania seguro que serían muy bien recibidos por el estilo musical.

Absolute Power

Y llegó la hora de Carcass. “Surgical Steel” presentó a una banda en plena forma, con un nivel compositivo altísimo y con temas punzantes. Obviamente, esperar a estas alturas a los Carcass de 1990 resulta poco menos que de necios. Claro que nos gustaría a todos recuperarlos pero, desde entonces, han paso veinticinco años y los músicos evolucionan. Quizá la pregunta más acertada sería ¿Es esta la mejor versión de Carcass que podemos esperar hoy día? Yo creo que sí. Sustituir a Ken Owen Y Michael Amott es muy complicado, pero quizá debo ser de los pocos que no echa de menos a Amott en esta formación. El trabajo de Ben Ash, tanto en estudio como en directo, resulta abrumador y está fuera de toda discusión.

Carcass-1

Carcass-2

Así las cosas la banda, en su primera gira española desde su vuelta a los escenarios, destripó su último trabajo y fue incluyendo perlas del pasado como “Buried dreams”, “Corporal jigsore quandary”, “Exhume to consume” o “Reek of putrefaction”, que provocaron el delirio del personal. La banda sonaba nítida y un espectacular juego de luces hace ver que Carcass están en otro nivel, más allá de las bandas de culto que retornan a los escenarios. Cerca de hora y media en que Bill Steer, Jeff Walker y sus muchachos dieron una lección de los que debe ser el Death Metal y en el que osaron incluir “Keep on rotting in the free world” de “Swansong”, un tema controvertido entre tanto clásico y que evidenció la dificultad de elaborar un setlist ordenado y que no tuviera altibajos. El caso de Carcass resulta espinoso por cuanto su discografía presenta dos fases muy marcadas, los tres primeros discos y los tres últimos. “Heartwork” marcó un antes y un después para la banda y eso los fans deben tenerlo claro a la hora de ver a Carcass en vivo a estas alturas. Espectaculares y brutales Carcass en su primera visita a España en este siglo XXI. Que no tarden en volver.

Texto: Marc Gutiérrez
Fotos: Joaquim Valls