Calificación del editor

Rock setentero + Psicodélia + Hard Rock / Heavy ochenteno + Stoner + talento = "Sunrise to Sundown"

8.5
VALORACIÓN

spiritual beggars

SPIRITUAL BEGGARS
“SUNRISE TO SUNDOWN”
Inside Out Music

Si en el caldero mágico metes una parte de Rock setentero, un poco de Psicodelia, una pizca de Hard Rock/Heavy ochentero, una punta de Stoner y sobre todo, muchísimo talento, te da como resultado “Sunrise to Sundown”, el noveno álbum de los suecos Spiritual Beggars.

Tres años han pasado desde que se lanzó “Earth Blues” y esta vez el grupo liderado por Michael Amott y Sharlee D’Angelo nos ofrece once temazos que harán las delicias de todos los fans de la banda y de este género musical.

Letras escritas por Michael en sus diarios durante las giras de Arch Enemy, otras compuestas por el teclista Per Wiberg, así como un par de temas propios del batería Ludwig Witt, combinados con unos ritmos súper pegadizos y riffs que te llevan a otros tiempos son el sello de identidad de este trabajo. Se puede decir que “Sunrise to Sundown” sigue un poco la estela de su anterior disco, pero como bien saben los fans de la banda, en pocas ocasiones se da esto. Si por algo se diferencian Spiritual Beggars, como dice el guitarrista Michael Amott, es por no hacer dos discos iguales y eso es de alabar por su parte.

Si nos centramos en las canciones, “Sunrise to Sundown”, “Diamond Under Pressure” o “No Man’s Land” tienen un toque deep purpeliano que hará las delicias de los mas curtidos en este tipo de música. Sencillamente espectaculares. “What Doesn’t Kill You”, “Hard Road”, “Still Hunter” o “You’ve Been Fooled” son temas que te evocan al Hard Rock/Heavy de los ochenta con algún toque Prog. Os aseguro que no dejaréis de tararear el estribillo. La maravillosa “I Turn To Stone”, que combina la impresionante voz de Apollo con un redoble de tambor. “Dark Light Child”, “Lonely Freedom” o “Southern Star” vendrían a ser los temas mas experimentales del álbum, pero no defraudarán al personal.

Un discazo que si se hubiese compuesto en otra época no desentonaría y que, después de veinte años como grupo, marcará la eclosión total de esta pedazo de banda. Gracias, Spiritual Beggars, por ofrecernos este pedacito de cielo en formato musical.

Ruben Barroso