Calificación del editor

'Hexed' es la vuelta al estado natural de las cosas, un back to the roots en toda regla y todo ello en una colección de canciones electrizantes y con mucho punch.

8.5
VALORACIÓN

hexed

CHILDREN OF BODOM
‘HEXED’
Nuclear Blast

La historia de Children of Bodom no es muy diferente a la de otras bandas que llevan editados diez discos de estudio.
Veamos, siendo adolescentes irrumpen en el panorama gracias a su fuerza, rebeldía y fiereza mostrando algo relativamente nuevo y, en su caso, acercando muchísimo el metal extremo al heavy metal tradicional (no olvidemos en este caso el buen hacer del death melódico en Suecia). Dado el éxito del primer disco (‘Something wild’) deciden potenciar su propuesta y crecer a pasos agigantados y pasan de ser una revelación a establecerse como una realidad (‘Hatebreeder’, ‘Follow the reaper’ y ‘Hatecrew deathroll’). En su afán de superación, y siguendo el ejemplo de otras bandas europeas (léase In Flames, Dark Tranquillity, Soilwork, Lacuna Coil, Arch Enemy o Within Temptation por citar solo unos ejemplos), deciden adaptar su estilo al mercado estadounidense modernizando su estilo. Para muchos ahí llega su éxito masivo en todo el mundo, Europa incluida, a nivel de fans, giras, merchandising y venta de discos (‘Are you dead yet?’, ‘Blooddrunk’ y ‘Relentless reckless forever’). Más tarde empezaron a nadar entre dos aguas como eran mantener su nuevo status y sus fans de nuevo cuño pero intentando volver la vista atrás y todo ello con ‘Halo of blood’ y ‘I worship chaos’. Siendo sendos intentos infructuosos Children of Bodom dejan pasar cuatro años antes de grabar ‘Hexed’ (hasta ahora nunca habían pasado más de tres años) y aunque todo lo compone Alexi Laiho, como siempre, presentan su primera grabación con su nuevo guitarrista, Daniel Freyberg.
‘Hexed’ es la vuelta al estado natural de las cosas, un back to the roots en toda regla, quizá Daniel recupera el espíritu de Alexander Kuoppala, vuelven a grabar melodías endiabladas (Under grass and clover”), duelos de guitarra y teclado (“Glass houses”), melodías hechizantes (“This road”), recuperar momentos veloces (“Kick in a spleen”) y hasta tienen un momento remember en “Relapse (the nature of my crime)” con un riff inicial que recuerda a “Venomous vixens” de Sinergy (y que también compuso Laiho). Y todo ello en una colección de canciones electrizantes y con mucho punch.
Y si me apuran nunca habían grabado un disco ni tan largo (45 minutos) ni con tantos temas (once).
Todo esto son motivos más que suficientes para volver a creer en la banda, en su vuelta a los orígenes aunque sea guardando las distancias, porque es el mejor trabajo que han grabado desde ‘Hatecrew deathroll’ en 2003.
Children of Bodom, como otras muchas bandas como Paradise Lost, My Dying Bride, Lacuna Coil o Megadeth acaban intentado retomar sus orígenes en su madurez… ¿será que Alexi Laiho se hace mayor y trata de madurar volviendo a la adolescencia?

Marc Gutiérrez